Llegué al acto cívico del colegio temprano. Tuvieron la deferencia de invitarme y como no me gusta andar en carreras, me quedé en el gimnasio sentada, invisibilizada por los tambores y lyras que ensayaban furiosos en el patio y los jóvenes que se preparaban para los bailes típicos de la asamblea.
De pronto, mi mirada quedó fija en la grada de abajo. Una patineta descansaba volcada sobre un cochecito para bebé.
Primero creí que se trataba de solo del carrito, pero luego me percaté con sopresa de que contenía un bebito de tres meses plácidamente dormido.
El niño despertó, y yo, ingenua esperé a la profesora venir corriendo a atender a su hijo, pero la que vino corriendo a atenderlo y a sacarle el coliquito fue su madre, una estudiante, que se desprendió del grupo de las muchachas que ensayaban “La botijuela”.
Al momento varias “tías” improvisadas y colegiales ayudaron con el crío, mientras la joven terminaba de darle los últimos toques a la coreografía.
¡Uao! Pensé. De pronto me siento como Tiranosauros Rex en medio de una juventud llena de retos: ¿Tener un hijo o sacar el bachillerato? ¿Andar en patineta o cuidar a un bebé?
¡Ningún dilema! Pues ambas opciones son posibles en un esfuerzo tremendo para que los jóvenes, especialmente las mujeres, no abandonen las aulas ni renuncien a su oportunidad de superarse por medio del estudio, sobre todo si hay una boquita que alimentar.
Me quedé absorta reflexionando sobre esto, pero me interrumpió el ¡Salud noble Bandera!

Sí. “La Macha” ya tiene dueños. Son seleccionados nacionales como Bryan o Celso.
Se ponen la roja de los ticos para sudarla y dar la cara por el país en un torneo que se juega ahora mismo.
Ellos no tienen carros lujosos, ni son figuras-marca para comerciales y no salen con modelos de moda.
Ellos libran su propia batalla por salir de las drogas, una incertidumbre que nunca se resuelve... “¡Sólo por hoy!”, sin preguntar si habrá mañana o si mañana habrá...
Son los siete integrantes de la Selección Nacional de Fútbol Calle que nos representan en París, Francia en el mundial de esta categoría.
Todos fueron adictos a las drogas y a su combo, porque las adicciones nunca vienen solas, dejan huella, dejan cicatrices, dejan historia.
Nuestro compañero Kenneth Hernández, con gran sensibilidad le sigue la pista a su desempeño en las tierras galas y nos ilustra: “Este es un torneo donde no hay estrellas ni lujos, sino empeño y deseos de superación. Un certamen donde los rivales tienen un hilo en común: son personas sin hogar que viven o han vivido en la calle. Vendieron, consumieron y se drogaron...”.
Ayer publicamos que nuestros seleccionados ya llevan su tercera victoria en la misma cantidad de juegos y hasta le ganaron a Argentina 4-1, cosa que los puso a la cabeza del grupo D, en este significativo campeonato donde compiten 48 selecciones masculinas y 16 femeninas.
Y por eso “La Macha” mueve la cola y los recibirá con su nariz húmeda y sus ojos brillantes como quizás hace tiempo nadie los espera.
¿Que quién es “La Macha”? Es la mascota del equipo, una perrita callejera que los muchachos recogieron y que adoptaron, porque saben lo dura que la calle, esa que
conocen, que ha sido su casa y que quieren dejar.

<< 1 ... 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 ... 44 >>