Nadie sabe lo que tiene hasta que lo pierde. Tres ejemplos.
-Cartaginés: Johnny Chaves estaba realizando una buena labor, acorde con el plantel que le dio la directiva. Cuando lo despidieron, el equipo brumoso era cuarto. Es decir, lo dejó clasificado.
Pero la afición, inconforme, lo tenía en la mira, y al mínimo revés - como perder en casa ante un equipo en teoría más débil, algo que puede suceder de vez en cuando - pedían su cabeza. Al final se salieron con la suya.
La directiva contrató a Odir Jacques, esperando (eso creo) que lograra con Cartaginés lo mismo que con Herediano; es decir, hacerlo campeón después de mucho tiempo. Pero de momento, a Odir le va mal en Cartago. El equipo ya salió de zona de clasificación, va en sexto lugar; el rendimiento de Jacques es peor que el de Chaves.
-Valencia: un caso parecido, sólo que en España. La afición de ese equipo, bastante necia, pidió durante muchos partidos de la temporada pasada la cabeza del entrenador Unai Emery, pese a que lo tenía en tercer o cuarto lugar, sólo por detrás de los intocables Real Madrid y Barcelona.
Emery hizo un buen trabajo y clasificó al Valencia a la Champions. ¿Qué más esperaban? Al final lo echaron y contrataron al argentino Mauricio Pellegrino. ¿En qué posición está el Valencia ahora? De número 14 en la tabla.
-Otro ejemplo, el Liverpool de Inglaterra. Rafael Benítez revivió un equipo mediocre, lo hizo campeón de la Champions en el 2005 y finalista en el 2007. Pero la afición y directiva, desagradecidos, se empezaron a meter con él porque en la Premier siempre terminaba de cuarto o quinto. Y lo echaron. Ahora el técnico es Brendan Rodgers, que tiene al Liverpool coqueteando con el descenso, en el lugar 14.
Nadie sabe lo que tiene hasta que lo pierde...


Herediano el mejor equipo de Centroamérica, según el ránking mundial de clubes. Será en lo deportivo, porque, en lo financiero y administrativo, es un desastre, es una vergüenza lo que pasa en el “Team”, una deshonra para un grande del fútbol tico.
Es vergonzoso que el delantero Daniel Ramírez tenga que pedir ayuda a aficionados para hacerse una resonancia magnética de su lesión, porque en el club no quieren o no pueden ayudarle con el pago de ¢400 mil.
Es vergonzoso que al mejor equipo de Centroámérica le cierren a cada rato el estadio Rosabal Cordero, el último caso por la falta de pago en pólizas de seguro del INS.
Es vergonzoso que se presenten continuos atrasos salariales por parte de la dirigencia de Mario Sotela y que esté en vilo si jugarán o no el próximo partido.
Es vergonzoso que los jugadoers tengan que organizarse para que las taquillas sean destinadas a ellos, “poniendo gente de confianza para tener las cuentas al final del partido”, como dijo Mínor Díaz.
Los futbolistas han dado el ejemplo, por algo son los campeones y están a un paso de clasificar en la Concacaf, pero con esos dirigentes...
Lo que ocurre en el “Team” da lástima y pena. Ni en equipos de canchas abiertas (con todo el respeto para los “mejengueros”), hay tanto desorden.
¿Qué estaría pensando don Isaac Sasso (que de Dios guarde) si viera este desmadre florense?
Sí, ya sé que Sasso, cuando fue presidente del “Team”, tuvo sus defectos, lo mismo que Aquil Alí, otro exjerarca.
En Heredia, en el pasado, también hubo problemas económicos y desorganización. Pero, comparado con la nefasta gestión de Mario Sotela, lo del pasado casi que fue “un lecho de rosas”.

<< 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 ... 51 >>