Un torneo más y Cartaginés se va para la casa con las manos vacías.

La última vez que salió campeón, fue cuando el tristemente famoso Adolf Hitler estaba vivo, en la Alemania nazi. Increíble, pero cierto.

Juan Luis Hernández, entrenador brumoso, dijo tras perder en el Lito Pérez de Puntarenas, que en el Ricardo Saprissa se vería al verdadero Cartaginés.

Sí, claro que lo vimos. El equipo medroso al cual nos tienen acostumbrados. A vivir de las rentas de un gol. A meter el bus atrás la mayor parte del partido. Grave pecado. Y lo pagó caro.

También dice Juan Luis que Cartago no tiene equipo para ser campeón. ¿Entonces, para qué está en el banco brumoso?

¿Qué me dice de Puntarenas, club que está a las puertas de la final, a pesar de que en teoría tampoco tiene "equipo"?

No, Juan Luis. Usted y su equipo fracasó a la hora de la verdad.

Sí le reconozco que por lo menos no pasó las penurias de otros años, y mal que bien, logró lo mínimo que se le puede pedir a Cartaginés: estar en las muertes súbitas.

Pero Cartaginés fracasó contra el Puerto. Y malamente. Mientras el equipo de Restrepo propuso, fue al frente, los brumosos fueron la otra cara de la moneda, demasiado conservadores.

Y, por supuesto, la afición cartaga cometió el tremendo pecado de invadir la cancha en el partido ante la Liga. Ahí está el resultado: no pudieron jugar el choque de vuelta ante el Puerto en el Fello Meza.

En fin, otro año más y Cartaginés con las manos vacías.

Cómo se necesita que a ese equipo llegue un empresario que esté dispuesto a poner plata para hacer un cuadro competitivo. Algunos fichajes, junto al trabajo de ligas menores.

La leal afición brumosa merece un equipo que realmente tenga, entre ceja y ceja, el título.

El último cetro fue cuando Hitler estaba vivo. Ver para creer.

Algo bueno para el fútbol nacional: al menos por un torneo, se acabó el monopolio de Saprissa y Liga, dos grandes venidos a menos.

Lo malo es que el actual torneo ha sido mediocre, con prácticamente ningún equipo llegando al 60% de rendimiento.

Pero al menos hay más competitividad. Como diría Juan Luis Hernández, ahora no se gana sólo con la camiseta.

Saprissa: el nombramiento momentáneo de Roy Myers no funcionó. No clasificó, así que fracasó. Sólo logró 8 puntos de 15. Sin embargo, yo le daría otra oportunidad, dirigiendo desde el comienzo de un torneo.

Tuvo algunas cosas buenas, como empatar en Pérez y ganarle en casa a Liberia. Su gran pecado, perder el clásico.

Pero el "Flaco" debe seguir. Eso sí, Saprissa necesita desprenderse ya de algunos "viejitos" y realizar dos o tres fichajes buenos. Y, por qué, terminar con el error de no fichar extranjeros. Eso sí, no traer paquetazos. Al menos uno de afuera, pero que pueda marcar diferencia. Y, el señor Vergara, a ver si invierte más en el equipo.

La Liga: inaceptable para un grande que, en dos torneos consecutivos, no haya clasificado. Cerqueira dice que no fue un fracaso. Desde luego que se equivocó. Y su despido estuvo bien. No dio la talla. Y no le bastó que ganara los dos clásicos.

Ahora nombran a Luis Roberto Sibaja. En principio, no entusiasma. Más bien, todo lo contrario. Por más que tenga Licencia Clase "A". Por más que conozca muy bien a la Liga.

En principio, Sibaja no parece la solución. Ni mucho menos.

Pero ojo, vamos a darle el beneficio de la duda a Sibaja. Esperemos resultados y, ahí sí, le juzgaremos con más propiedad.

Sea como sea, pésimos tiempos corren para Saprissa y Liga.

¿Quién será el campeón? Apuesto por dos: Liberia o Herediano. El resto no me convence, ni Cartago. ni Pérez, ni el Puerto, ni Brujas.

 

 

<< 1 ... 33 34 35 36 37 38 39 40 41 42 43 ... 51 >>