Deportes
Jueves 10 de mayo de 2012, Costa Rica
Pasión por el deporte

Osman Murillo Segura: “se me salieron las lágrimas”

El judoca que lloró

Rodolfo Martín

rmartin@aldia.co.cr

A las 12 de la noche del martes apagó el televisor y se acostó a dormir.

Osman Murillo Segura estaba agotado. La intensa actividad del día, pero sobre todo, el gran desgaste emocional de las últimas horas, lo tenían molido.

Sin embargo, el judoca, de 24 años, no pudo conciliar el sueño sino hasta las 4:30 a.m. de ayer miércoles.

“A cada instante, se me venían a la mente todos los años de entrenamiento y lo que estoy por vivir en los Juegos Olímpicos”, recordó ayer el hijo de Omar Murillo Zamora y Ana Lorena Segura Hernández.

El atleta es el sétimo clasificado a Londres 2012. A continuación un estracto de las declaraciones de este joven, un estudiante de cuarto año en la Facultad de Derecho de la UCR.

- ¿Cuándo inicia en el judo?

En la niñez. Vivía en Puntarenas. Todas las semanas viajábamos a entrenar a San José. El judo llegó por herencia. Mi padre tiene más de 50 años de practicarlo. Él ha sido mi maestro. Otros cuatro hermanos también fueron judocas. Incluso, seleccionados nacionales. A los siete años tuve mi primera prueba y a los 14 mi debut internacional.

- Lo atrajo algún otro deporte?

A los cuatro o cinco años fui gimnasta. Igualmente, nadador donde también competí. Finalmente, jugué fútbol. Lo hice con el equipo del colegio, pero a los 14 decidí concentrarme solo en el judo.

- ¿Qué le interesó del judo?

El que sea un deporte completo, que requiere preparar todas las partes del cuerpo. Una disciplina que enfrenta el desafío diario de procurar la óptima condición física y técnica.

- ¿Cómo fue su evolución

En la niñez busqué las destrezas básicas. En la adolescencia comencé a competir en las pruebas estudiantiles. A los 16 salí a competir al extranjero. A esa edad y, en condiciones muy difíciles, me fui a entrenar ocho meses a República Dominicana. Luego llegaron los torneos juveniles, Campeonatos Centroamericanos y Panamericanos. Después hice mi primer ciclo olímpico.

- ¿Cómo estuvo?

A los 20 años estuve clasificado para juegos Panamericanos del 2007 en Rio de Janeiro, Brasil. Sin embargo, se cortó porque Jorge Nery Carvajal, quien era el presidente del Comité Olímpico Nacional (CON) simplemente no quiso llevarnos.

- ¿Y el nuevo ciclo olímpico?

Con el apoyo de Henry (Núñez, el nuevo presidente) las condiciones han sido diferente.

- ¿Cómo llega?

Siento que es mi mejor momento. Si llego o no al 100 por ciento de mis condiciones es algo difícil de saber porque en nuestro país es muy difícil conseguirlas por nuestra estructura. El haber salido a competir me ha permitido elevar el nivel. Ahora he conseguido resultados importantes porque creo saber asimilar la presiones de las grandes pruebas.

- ¿Cómo se clasificó?

La lucha comenzó hace cuatro años con los eventos continentales y varios mundiales. A la Olimpiada –de manera directa– clasifican los primeros 22 mejores judocas del mundo. Luego, se entregan 14 cuotas a nivel del continente, dos por categoría. Yo obtuve uno de esos dos lugares.

- ¿Qué viene ahora?

Intento hacer una pretemporada para alcanzar la mejor condición física y buscar fogueos en Europa y Asia.

¿Cuáles son sus objetivos?

El nivel en Londres será muy alto. En mi categoría estarán los 22 mejores judocas del mundo. Quedan solo dos meses. Tengo que estar concentrado en todo. Incluso en fortalecer mi aspecto mental que será crucial.

- ¿Algún contratiempo?

El judo no es como los deportes de marcas. El entrenarse aquí en Costa Rica es muy difícil porque lo aconsejable es hacerlo con gente de mucho mayor nivel para que uno pueda aumentar su potencial

- ¿Cómo se enteró?

Descansaba ayer por la tarde (anteayer para los lectores) después de un fuerte trabajo físico cuando recibí una llamada de Harold que me pidió entrar a Internet para revisar el ránking mundial

- ¿Y qué pasó?

Le hice caso y me dijo: ¡clasificó! No lo puedo creer. Se me salieron las lágrimas y empecé a llamar a mi familia y amigos.